×

Para instalar Gaztenpresa en tu iPhone pulsa y luego Añadir a pantalla de inicio.

Navegación limitada - Sin conexión

DESPEGA CON TU IDEA. TU RUTA HACIA UN NEGOCIO RENTABLE.

podcast
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Simon Zineck decía que el emprendimiento no es una carrera, es un viaje que nunca termina. En este viaje tenemos que llevar la mochila llena de muchas herramientas y una fundamental es la salud financiera. Arrancamos esta serie de charlas con Iñaki Ruiz de Balugera, que ha dedicado toda su carrera profesional a asesorar a empresas y personas emprendedoras para alcanzar este objetivo.

GAZTENPRESA: Da la sensación de que las personas emprendedoras tienen que saber de todo y, a veces, puede resultar un poco abrumador, así que empecemos por el principio: ¿qué dirías que es la salud financiera para una persona emprendedora?

 

IÑAKI RUIZ DE BALUGERA: Tener salud financiera es tener una buena gestión económica en tu negocio, pero también en tu vida personal y familiar y no preocupaciones en ese sentido. Una buena salud en nuestras finanzas nos va a permitir afrontar nuevos retos, dar un paso adelante, asumir nuevas inversiones, etc. Pero, sobre todo, nos va a permitir tener una mayor tranquilidad en todos los sentidos.

 

G.: Cuando una persona emprende, la memoria se va llenando de un montón de información y puede resultar un poco estresante. Si no equilibramos ese tipo de cosas y tenemos una garantía y una seguridad de que el barco va en buena dirección en cuanto a números se refiere, es una preocupación añadida, ¿no?

 

I.R.: Mucha gente cuando se pasa por Gaztenpresa en una primera reunión, la mayoría viene con la idea de negocio, a veces un poco idealizada de lo que va a ser, y tiene tres o cuatro conceptos claros de por dónde lo quiere llevar.

 

Pero a veces en cuanto empiezas a profundizar un poco sobre ese modelo de negocio que plantea, empiezan a surgir nuevos datos, nuevos puntos de vista, nuevas perspectivas, que hace que muchas veces surjan situaciones que igual no se habían planteado.

 

Por ejemplo, cuando analizamos los primeros pasos de las inversiones que se van a necesitar para poner en marcha el negocio. En este caso, quizá solo se tienen cuantificadas un par de cuestiones como puede ser el local o cómo se va a decorar, pero no se han tenido en cuenta conceptos que son muy importantes para la puesta en marcha y que igual no la persona emprendedora no se había planteado. Por ello, un primer paso antes de empezar a poner en marcha el negocio y para no tener imprevistos es tener bien cuantificado el volumen de inversiones para que no haya desviaciones, así como los ingresos que se prevén, los umbrales que se van a lograr, etc. Todo ello es necesario para que las cosas funcionen a nivel económico y se vaya logrando el principal objetivo: poner en marcha un negocio viable y consistente desde el punto de vista económico.

 

G.: Tengo una idea de negocio, en mi cabeza es la mejor idea de negocio del mundo, y quiero ponerla en marcha, pero hay que bajarla a tierra y cuantificarla. Ahí hay que empezar ese trabajo previo qué necesito para ponerla en marcha. ¿Qué dirías que hay que hacer?

I.R.: Generalmente, lo que suelo decir es: cierra los ojos y diseña lo que va a ser el negocio tal como te lo imaginas. Es el momento en el que hay que empezar a cuantificar la inversión desde el punto de vista de lo que se va a necesitar.

 

Cuando estamos dibujando las inversiones iniciales, surgen aspectos que igual no te has planteado. Por ejemplo, si tienes que poner un local para desarrollar tu negocio, quizá no has pensado en que tienes que pedir una licencia de actividad y que cuando vayas al ayuntamiento y la solicites o preguntes sobre ella, el ayuntamiento para concedértela te obliga a cumplir una normativa que te va a requerir hacer unas obras de acondicionamiento de un local que igual no tenías previstas.

 

Para eso está nuestra ayuda. Te vamos a comentar que valores todos esos aspectos, porque al final la principal premisa es que no te equivoques en la dimensión de la puesta inicial de tu negocio. Por eso es importante tener todo bien dimensionado y aplicar un margen de seguridad para posibles desviaciones en los presupuestos. Cuando ya sepas el dinero que vas a necesitar para poner en marcha el negocio, el siguiente paso es saber comprobar si tienes los recursos necesarios para hacerlo.

 

G.: Para dimensionar hay que hacer una previsión y una visualización lo más realista posible porque en este camino de emprender, siempre va a haber desviaciones. Y si esa visualización es lo más realista posible, hacemos que ese margen se reduzca, ¿verdad?

 

I.R.: Sí, porque lo peor que podría ocurrir es morir ahogado antes de llegar a la orilla. Quiere decir que hay muchas veces que por dimensionar mal la inversión necesaria para la puesta en marcha, igual estamos condicionando la futura viabilidad del negocio. Por eso en el paso previo a iniciar el negocio, hay que ver bien qué es lo que se necesita para la puesta en marcha con el objetivo de evitar gran parte de las sorpresas o imprevistos que puedan surgir.

 

G.: Y por eso qué importante es tener asesoramiento que te ayude a tener una foto completa de tu negocio y no sólo la idea del mismo. Porque a veces las personas emprendedoras estamos enamoradas de nuestra idea y salir de ese bucle amoroso, es complicado. Qué bien viene tener alguien que te eche una mano para aterrizar tu idea y te ayude a dibujar eso que está en tu cabeza para que pueda ver la luz.

 

I.R.: Eso es. Para nosotros y nosotras que estamos en el otro lado de la mesa ése es nuestro día a día: viene una persona emprendedora que está tan enamorada de su idea de negocio que no es capaz de ver desde fuera toda la dimensión que eso supone y se va a una fase de la creación del negocio que no es en la que está. Por eso, en esa primera fase, es clave hacer una buena cuantificación de la inversión inicial.

 

Evidentemente, hay negocios en los que esa inversión inicial es muy simple porque no necesitan grandes infraestructuras ni maquinaria pero, en otros, cuando estamos hablando de inversiones muy potentes, si te equivocas ya desde el principio en eso, es una piedra que arrastras antes de subir la persiana.

 

Al final poner en marcha un negocio supone un desembolso económico para el cual, primero, hay que saber si hay disponibilidad de recursos propios, ahorros, si se puede solicitar la capitalización del desempleo, o se tiene acceso a las famosas tres efes (Friends, Family, Fools). Y si no se tiene o no es suficiente con eso, hay que solicitar financiación ajena a un banco.

 

G.: Para quien quizás esto no le suene , ¿qué son estas tres efes famosas que acabas de mencionar?

 

I.R.: Afrontar la puesta en marcha de un negocio requiere de un desembolso económico para afrontar esa inversión y lo que te permitiría tener una libertad financiera en ese sentido, es poder afrontar esas inversiones con recursos propios. Por eso, lo primero que una persona mira cuando quiere acceder a recursos propios, es pensar si tiene ahorros, pero no siempre es el caso. Entonces, esa gente tiene que mirar un poco al exterior.

 

Cuando digo lo de las tres efes, me refiero a que primero preguntas a la familia (family) a ver si te puede ayudar, luego a algún amigo (friends) y, por último, a modo de broma, le preguntarías a algún tonto (fools) que te quiera ayudar económicamente a ponerlo en marcha. No obstante, como ya hemos dicho, hay veces que puede que no se llegue a acceder a recursos propios suficientes para afrontar este emprendimiento y entonces hay que ir a un banco, entre otras soluciones.

 

G.: Cuando vamos a un banco a pedir financiación, tenemos que ir con una foto muy clara de lo que queremos para que esa entidad te diga que sí. Ahí es donde Gaztenpresa ayuda y es muy útil.

 

I.R.: Si queremos ir al banco a pedir un préstamo, nos van a pedir nóminas o una información que sea objetiva para que el banco vea que si te presta un dinero tienes garantías suficientes para ello.

 

Entonces muchas veces hay que ir a un banco a pedirle dinero para un negocio que no se sabe si es viable o no, porque ni siquiera lo hemos puesto en marcha. Con lo cual es importante demostrarle que nuestra idea de negocio tiene todos los puntos necesarios para considerar esa viabilidad. Ahí es cuando entramos en la segunda parte de lo que debe ser también la salud financiera de un negocio que ya está en marcha: tenemos que demostrar que conocemos perfectamente bien nuestro negocio.

 

G.: Muchas veces las personas emprendedoras nos alejamos un poco de la realidad y que una persona de fuera nos pida ese dato como más formal ayuda, pero ese dato principalmente nos ayuda a nosotros y nosotras a poder tener una foto real.

 

I.R.: Por ahí va, al final es un trabajo que en realidad es para ti.

 

Tú tienes que conocer bien el negocio que quieres montar. Igual las ventas o los ingresos que vas a tener no los conoces, pero sí que sería bueno tener muy claro cuál va a ser la estructura de gasto, ya que quien inicia un negocio tiene que saber perfectamente cuánto le cuesta tener el negocio abierto al mes, es decir, cuáles son sus gastos fijos. Eso es lo que te va a servir a ti, y con nuestra ayuda, lo vamos a trabajar para poder determinar cuál es el umbral de rentabilidad que tienes que tener.

 

G.: Es importante eso que decías de la planificación previa porque muchas veces creemos que levantamos la persiana y ya está todo hecho. Y ahí es donde de verdad empieza el trabajo y hay que ser capaz de tener una idea clara de todos esos gastos y los ingresos que puedes tener para conocer la viabilidad.

 

I.R.: Hay que poner los pies en el suelo y saber que, en la mayoría de los casos, igual los tres o cuatro primeros meses, tu volumen de gasto de negocio sea superior a tu volumen de ingresos porque te estás poniendo en el mercado, todavía no te conoce mucha gente o no has hecho una labor comercial previa.

 

Por lo tanto, tienes que saber que vas a estar unos meses donde, desde el primer minuto, te van a llegar esos gastos fijos pero igual tu volumen de ingresos durante los primeros meses es bajo porque estás empezando. Por ello, es necesario tener lo que en Gaztenpresa llamamos fondo de maniobra, es decir, un colchón de dinero para imprevistos.

 

G.: ¡Cuántos negocios cierran al de muy pocos meses porque quizás esa previsión no ha sido muy realista!

 

I.R. Para que un negocio desde el punto de vista económico sea viable, tiene que cumplir dos requisitos.

 

Uno, la rentabilidad y el otro es que ha de tener liquidez y tesorería suficiente para afrontar los imprevistos y los meses en los que los gastos sean mayores que los ingresos. Y de eso va la salud financiera. Es prever este tipo de cosas para tener los recursos y las soluciones adecuadas para poder cubrir imprevistos. Pero por no ir siempre a la parte negativa, también nos sirve para llevar una buena gestión de nuestro dinero y tener recursos suficientes para dar un salto adelante, invertir, crecer, cambiar de ubicación, lo que fuera necesario para ir mejorando y evolucionando en nuestro negocio. Para eso, como venimos diciendo, es muy importante bajar la idea al suelo y, en este caso, que estamos hablando de salud financiera, transformarlo todo en números.

 

G.: Además, no sólo es el negocio, es que también eres tú como persona. Emprendemos quizá porque no encontramos un trabajo por cuenta ajena, para tener más flexibilidad, crear tus propias normas, etc. Pero cuando emprendes, tienes que poder vivir cierta tranquilidad en todos los aspectos, y una fundamental es la económica. Por mucho que nos apasione nuestro negocio, no queremos vivir con el agua al cuello. Por eso, qué importante es tener la mente fría y hacer buenos números.

 

I.R.: Ahí hay que ser realista. Yo. en alguna formación, les digo a las personas participantes que pongan en una hoja en blanco el por qué quieren emprender. Y las respuestas siempre son: porque quiero ser mi propio jefe o jefa, porque quiero tener más tiempo para poder conciliar mi vida familiar que en un trabajo por cuenta ajena, etc. Pero poca gente dice: “Quiero emprender también para ganar dinero”.

 

Al final, tener un negocio saludable desde el punto de vista financiero significa que tienes un negocio que te da para pagar las obligaciones que genera y que también da para llevarte un salario a casa, para tener ahorro para imprevistos y para ir recuperando la inversión realizada.

 

G.: Dices que muchas personas indican que quieren emprender para tener más tiempo o trabajar bajo sus propias reglas, pero emprender también implica una dedicación mayor de lo que se puede pensar al principio. Si tú estás invirtiendo toda tu energía y tu tiempo, mucho más que cuando trabajabas por cuenta ajena y, a final del mes, estás en números rojos, el “encanto del emprendimiento” se rompe. Para que esto no ocurra, es muy importante que todo esté calibrado, ¿verdad?

 

I.R.: Para el equipo de Gaztenpresa es básico que tengas las cosas muy claras. Que no sólo tengas la idea de negocio, sino que también la transformemos a números cono todo lo que eso supone. Desde el punto de vista de las inversiones, hay que tenerlas realmente cuantificadas, ver si las puedes afrontar. Tienes que saber cuánto margen se le está sacando a cada venta, o incluso saber si tienes capacidad de producción suficiente.

 

Tienes que conocer todo eso para realmente saber y tener criterio, para saber qué tienes que hacer para poder llegar a todo eso con el objetivo de que al final los números salgan y que realmente puedas afrontar todos los compromisos que te obliga tener el negocio abierto.

 

Yo muchas veces digo que, aunque cueste asimilarlo, no estaría mal que también dedicáramos un tiempo a hacer un plan B. A veces las cosas no salen como preveíamos y tener un plan de contingencia, tampoco es malo para evitar males mayores. Hay que saber qué me puedo permitir y qué no me puedo permitir.

¿Quieres leer más artículos relacionados?

Febrero 8, 2024
GAZENPRESA: Inma, antes, fuera de micros, comentábamos que es importante descubrir que emprender no es algo trivial. Y hacías un símil que me parece muy interesante. ¿Nos lo cuentas? INMA RAMOS: Nosotras llevamos 30 años trabajando con personas que emprenden. Y muchas veces, cuando la persona emprende, es la primera vez que lo hace. Con...
Enero 15, 2024
Simon Zineck decía que el emprendimiento no es una carrera, es un viaje que nunca termina. En este viaje tenemos que llevar la mochila llena de muchas herramientas y una fundamental es la salud financiera. Arrancamos esta serie de charlas con Iñaki Ruiz de Balugera, que ha dedicado toda su carrera profesional a asesorar a...
Diciembre 13, 2023
Hablamos con Patxi Vizcaíno, que junto a Imanol Lecuona e Iñigo Gracia, han puesto en marcha Vaprest, una empresa guipuzcoana dedicada a la instalación, reparación y mantenimiento de aparatos a presión para todo tipo de sectores, desde acerías y fundiciones hasta fábricas alimentarias, pasando por hospitales, lavanderías, etc. ¿Cómo os decidisteis Imanol, Iñigo y tú...
Diciembre 4, 2023
Junto con a Beatriz Ramos y Tzibi Juaristie, Eukene Arana ha puesto en marcha una cooperativa sin ánimo de lucro que ayuda a entidades públicas y privadas a proteger, prevenir y conseguir el buen trato a la infancia y la adolescencia. Nos lo cuenta en esta entrevista. Para conoceros un poco mejor, ¿nos puedes explicar...
Noviembre 10, 2023
Hoy hablamos con Sheila Rubia, una emprendedora que, junto con su pareja, Emilio Cabrera, ha puesto en marcha en Pamplona un negocio de cocina casera para llevar. Su establecimiento se llama Pollos Asados La Abuela y, en esta entrevista, nos explica el origen de este proyecto y cómo le ha ayudado Gaztenpresa a convertirlo en...
Octubre 23, 2023
Fue construyendo una txalupa en la escuela cuando este alavés descubrió que su vida siempre iba a estar vinculada a la madera. Y así ha sido, aunque no siempre de la misma forma. En esta entrevista, Félix Pikatza nos cuenta cómo su actividad como artesano ha ido transformándose a medida que las necesidades del mercado...